La sincronicidad vista desde la teoría de campo: el flujo de la energía

Sinesio Madrona Rodenas
Colaboración de: Isabel Fernández Hearn

La gestalt trabaja con la polaridad cuerpo-mente y la polaridad organismo-entorno. La sincronicidad hace caso a una dimensión más amplia o universal de la polaridad cuerpo-mente, aquella que podemos entender entre materia-y-mente y al mismo tiempo contempla la polaridad organismo-entorno teniendo en cuenta aquel entorno más amplio, universal, en el que está inscrito el organismo. La sincronicidad incluye ambas polaridades en una mirada más amplia que las engloba.

“Es sabido, al menos entre los psicoanalistas y los psicoterapeutas, que no es un efecto del azar el que recibamos algunos pacientes en vez de otros, que nuestros pacientes aborden tal temática en lugar de tal otra, en tal momento y no en otro. Mencionando tales fenómenos a veces en términos de “coincidencia”, “sincronicidad”, “comunicación de inconsciente a inconsciente”, “transferencia/ contratransferencia”, incluso si estos conceptos no se superponen totalmente, lejos de ello, todos los clínicos viven la misma frustración de sus límites para explicar el fenómeno.”

- (Robine, 1997)

Si queremos explicarnos el fenómeno de la sincronicidad tenemos que salir de los límites del campo organismo-entorno y mirarlo desde una perspectiva más amplia que pueda explicar los fenómenos sincronísticos, sin por ello invalidar ese campo organismo-entorno tal como lo estudia y lo practica la terapia gestalt.

Se trata de una propuesta de teoría para explicar la fenomenología de la sincronicidad.

Para descargar este documento comparte en alguna de estas REDES SOCIALES:


Centro Almapsy

No hay comentarios:

Publicar un comentario