La autoexigencia como generador de estrés, angustia y vacío existencial

Jenny Cohen Asse

La autoexigencia es un generador de angustia que puede en muchas ocasiones interrumpir el fluir auténtico y generar estrés e insatisfacción. Ocasionalmente puede ser también un desencadenante en el Trastorno por angustia.

La autoexigencia puede ser una forma de relacionarnos con nosotros mismos, donde el sentimiento que prevalece es el de “nunca es suficiente”. Este “nunca es suficiente” puede llevarnos al estrés constante, a una completa alienación de nuestras necesidades auténticas.

Experimentar el “vacío inllenable” es caer en una angustia aparentemente interminable, en un dolor existencial sin causa.

Encontrar una nueva forma de relacionarnos con nosotros mismos requiere un proceso físico, emocional y espiritual benévolo, amable y nutriente.

Es necesaria la transformación de valores y la escucha de nuestras necesidades organísmicas. Dejar atrás la autoexigencia es volvernos más sensibles, conscientes y responsables de nuestra existencia. Implica volvernos más humildes y agradecidos con lo que sí hay adentro y fuera de nosotros.

No basta con percatarnos para “superar” la autoexigencia. El trabajo es cotidiano, constante y cada día se vuelve una oportunidad para ejercer la autocompasión, la tolerancia y el amor a nosotros mismos.


Para descargar este documento comparte en alguna de estas REDES SOCIALES:


Centro Almapsy

No hay comentarios:

Publicar un comentario